4 Pero sucedió que un viajero llegó de visita a casa del hombre rico, y como este no quería matar ninguna de sus propias ovejas o vacas para darle de comer al huésped, le quitó al hombre pobre su única ovejita.