5 Tan grande fue el enojo de David contra aquel hombre, que le respondió a Natán:—¡Tan cierto como que el SEÑOR vive, que quien hizo esto merece la muerte!