19 A pesar de todo, el fundamento de Dios es sólido y se mantiene firme, pues está sellado con esta inscripción: «El Señor conoce a los suyos»,a y esta otra: «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor».b