17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.