4 El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y los manantiales, y estos se convirtieron en sangre.