12 El primer ¡ay! ya pasó, pero vienen todavía otros dos.