El amado

14 Paloma mía, que te escondesen las grietas de las rocas,en las hendiduras de las montañas,muéstrame tu rostro,déjame oír tu voz;pues tu voz es placenteray hermoso tu semblante.