5 Me levanté y le abrí a mi amado;¡gotas de mirra corrían por mis manos!¡Se deslizaban entre mis dedosy caían sobre la aldaba!