22 tampoco erigirás piedras sagradas, porque el SEÑOR tu Dios las aborrece.