23 Sobre tu cabeza, el cielo será como bronce; bajo tus pies, la tierra será como hierro.