4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros,