12 ¡Que el Dios que decidió habitar en Jerusalén derribe a cualquier rey o nación que intente modificar este decreto o destruir ese templo de Dios!Yo, Darío, promulgo este decreto. Publíquese y cúmplase al pie de la letra.