32 Al llegar a Jerusalén nos quedamos descansando tres días.