25 Moisés clamó al SEÑOR, y él le mostró un pedazo de madera, el cual echó Moisés al agua, y al instante el agua se volvió dulce.En ese lugar el SEÑOR los puso a prueba y les dio una ley como norma de conducta.