30 Sobre la mesa pondrás el pan de la Presencia, para que esté ante mí siempre.