8 Después me harán un santuario, para que yo habite entre ustedes.