8 (Debajo de las alas de los querubines se veía algo semejante a la mano de un hombre.)