5 »Así dice el SEÑOR omnipotente: ¡Las desgracias se siguen unas a otras!