27 En efecto, estuvo enfermo y al borde de la muerte; pero Dios se compadeció de él, y no solo de él sino también de mí, para no añadir tristeza a mi tristeza.