26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.