2 Les dijo:—Por favor, señores, les ruego que pasen la noche en la casa de este servidor suyo. Allí podrán lavarse los pies, y mañana al amanecer seguirán su camino.—No, gracias —respondieron ellos—. Pasaremos la noche en la plaza.