2 Al llegar el séptimo día, Dios descansóporque había terminado la obra que había emprendido.