11 pero en ese momento el ángel del SEÑOR le gritó desde el cielo:—¡Abraham! ¡Abraham!—Aquí estoy —respondió.