9 Pero Dios el SEÑOR llamó al hombre y le dijo:—¿Dónde estás?