25 Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado.