16 Pues, ciertamente, no vino en auxilio de los ángeles sino de los descendientes de Abraham.