6 Cristo, en cambio, es fiel como Hijo al frente de la casa de Dios. Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamosa nuestra confianza y la esperanza que nos enorgullece.