52 Y los discípulos quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo.