51 »¡Tercos, duros de corazón y torpes de oídos!a Ustedes son iguales que sus antepasados: ¡Siempre resisten al Espíritu Santo!