4 No les quedará más remedioque humillarse entre los cautivoso morir entre los masacrados.A pesar de todo esto,la ira de Dios no se ha aplacado;¡su mano aún sigue extendida!