8 «Porque mis pensamientos no son los de ustedes,ni sus caminos son los míos—afirma el SEÑOR—.