4 Ciertamente tú has quebrado,como en la derrota de Madián,el yugo que los oprimía,la barra que pesaba sobre sus hombros,el bastón de mando que los subyugaba.