3 A mí, SEÑOR, tú me conoces;tú me ves y sabes lo que siento por ti.Arrástralos, como ovejas, al matadero;apártalos para el día de la matanza.