8 Entonces el SEÑOR volvió a decirme: