2 Y si te preguntan: “¿A dónde iremos?”, adviérteles que así dice el SEÑOR:»“Los destinados a la muerte, a la muerte;los destinados a la espada, a la espada;los destinados al hambre, al hambre;los destinados al cautiverio, al cautiverio”.