18 Por eso, así dice el SEÑOR acerca de Joacim hijo de Josías, rey de Judá:«Nadie lamentará su muerte ni gritará:“¡Ay, mi hermano! ¡Ay, mi hermana!”Nadie lamentará su muerte ni gritará:“¡Ay, señor! ¡Ay, Su Majestad!”