10 Yo dije: «¡Ah, SEÑOR mi Dios,cómo has engañado a este pueblo y a Jerusalén!Dijiste: “Tendrán paz”,pero tienen la espada en el cuello».