8 Había entre ellos diez hombres, que le rogaron a Ismael:—¡No nos mates; tenemos escondidos en el campo trigo, cebada, aceite y miel!Ismael accedió, y no los mató como a sus compañeros.