31 »¡Vamos, ataquen a esta nación indolenteque vive del todo confiada,nación que no tiene puertas ni cerrojos,y que vive muy aislada!—afirma el SEÑOR—.