22 ¿Acaso has dejado de temerme?—afirma el SEÑOR—.¿No debieras temblar ante mí?Yo puse la arena como límite del mar,como frontera perpetua e infranqueable.Aunque se agiten sus olas,no podrán prevalecer;aunque bramen,no franquearán esa frontera.