8 Son como caballos bien cebados y fogosos;todos relinchan por la mujer ajena.