26 Y cuando mi piel haya sido destruida,todavía veré a Dios con mis propios ojos.a