20 ¡Que sufra el pecador su propia destrucción!¡Que beba de la ira del Todopoderoso!