18 »Llegué a pensar: “Moriré en mi propia casa;mis días serán incontables como la arena del mar.