22 Hablaba yo, y nadie replicaba;mis palabras hallaban cabidaa en sus oídos.