22 Un dorado resplandor viene del norte;¡viene Dios, envuelto en terrible majestad!