25 Josué exclamó:—¿Por qué has traído esta desgracia sobre nosotros? ¡Que el SEÑOR haga caer sobre ti esa misma desgracia!Entonces todos los israelitas apedrearon a Acán y a los suyos, y los quemaron.