20 No se negó a declararlo, sino que confesó con franqueza:—Yo no soy el Cristo.