8 Juan no era la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.