2 María era la misma que ungió con perfume al Señor, y le secó los pies con sus cabellos.